Recuperando el Calor Residual de un Grupo Electrógeno a Motor

Los beneficios de recuperar el calor residual de un grupo electrógeno a motor.

En este artículo analizamos los beneficios de convertir grupo electrógeno impulsado por un motor alternativo en un sistema de Cogeneración de Calor y Energía Combinados (CHP), simplemente recuperando el «calor residual» del motor y convirtiéndolo en una valiosa fuente de energía.

¿Por qué recuperar el calor de un grupo electrógeno?

Cada grupo electrógeno accionado por motor produce calor. Es un subproducto del proceso de combustión y, una vez que se arranca el motor se genera desde cualquier área de la unidad. La mayoría de los grupos electrógenos de «solo energía» son bastante ineficientes en su funcionamiento, ya que tan solo alrededor del 30% de la energía del combustible que se deposita en el motor se convierte en potencia. La mayor parte de la energía del combustible se transforma en calor y se pierde en la atmósfera.

Los beneficios de la recuperación del calor residual

Alrededor del 50% de toda la energía del combustible utilizada en el motor puede recuperarse como calor. Esto es, en efecto, una fuente de energía «libre», ya que no requiere entrada de combustible adicional, pero puede recuperar una cantidad masiva de energía. La recuperación de este «calor residual» también tiene el efecto de aumentar la eficiencia general de los grupos electrógenos de alrededor del 30% (solo potencia) a alrededor del 80% (calor y potencia combinados). El calor recuperado se puede utilizar para una amplia gama de usos domésticos, comerciales o industriales, incluida la calefacción urbana y el agua caliente para desarrollos residenciales, la calefacción de espacios en locales comerciales, la calefacción de procesos para una amplia gama de aplicaciones industriales, la generación de electricidad adicional, junto con un motor Stirling, o incluso hacer funcionar un enfriador para un enfriamiento confortable.

Potencial de recuperación del calor residual

Recuperar el calor residual de un grupo electrógeno es bastante sencillo. Consiste en la instalación de intercambiadores de calor para recuperar la energía del «calor residual» que se puede recoger desde diversas partes del motor, utilizándose posteriormente para calentar un circuito de agua. El calor puede recuperarse de la mayoría de las áreas del motor, incluyendo el sistema de escape, el circuito de refrigeración, el aceite lubricante, los sistemas de combustible y el aire de la combustión refrigerado por el intercooler del turbocompresor.

El enfoque hacia una «solución total» para la recuperación de calor residual

Como alrededor del 55% del calor residual total de los motores se puede recuperar de los gases de escape, se convierte en un método extremadamente eficiente para la transformación de un grupo electrógeno en un sistema CHP. Sin embargo, eso todavía deja una cantidad significativa de calor que se puede recuperar de otras partes del motor, incluyendo el 24% del circuito de refrigeración, el 12% de aire de sobrealimentación enfriado por el intercooler o el 9% del sistema de lubricación del motor. Bowman es una de las pocas empresas que puede ofrecer una gama completa de intercambiadores de calor y refrigeradores de aceite para recuperar la energía del calor residual de cualquier parte del motor de grupos electrógenos y puede asesorar sobre las opciones de recuperación de calor más adecuadas disponibles en función de los requisitos particulares del cliente.

 

Descargas Relacionadas

Más Descargas